Los sarpullidos nos hacen pasar un mal rato y mucha preocupación. Afortunadamente, esta galería de fotos te ayudará a conocer los síntomas y las causas de los sarpullidos infantiles más comunes.

Recuerda que el fin de esta guía es educativo y no médico, así que consulta a tu doctor para obtener un diagnóstico si tu hijo tiene sarpullidos, hinchazón o alguna secreción.

Advertencia: las imágenes son muy gráficas.

Acné del recién nacido

Acné del bebé

Tu bebé podría tener acné al nacer, aunque este normalmente este aparece a las dos semanas de nacido. Por lo general, el acné tiene la apariencia de pequeñas espinillas o granitos rodeados de piel enrojecida. Los granitos pueden salir en las mejillas, frente, barbilla y espalda.

El acné puede empeorar cuando tu bebé tiene calor, cuando está inquieto o cuando su piel está irritada a causa de saliva, residuos de leche, telas rasposas o telas que se lavaron con detergentes fuertes. Desaparecerá por sí solo y sin necesidad de tratamiento, pero tomará varios meses.

 

Acné miliar

Acné miliar

Granitos blancos que aparecen en la nariz, la barbilla, las mejillas o alrededor de los ojos. Los granitos parecen tener volumen, pero cuando los tocas se sienten lisos.

Normalmente le salen a los recién nacidos, después de las primeras semanas de vida. Por lo general desaparece sin tratamiento, en unas semanas.

 

Amigdalitis

Amigdalitis

La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas, los nódulos linfáticos con forma de almendra ubicados en ambos lados de la parte posterior de la garganta. Las amígdalas sacan a los gérmenes de la garganta, pero si se infectan se pueden inflamar.

Además de tener dificultades para tragar y negarse a comer, algunas señales de que tu hijo tiene amigdalitis pueden ser:

  • Tener la garganta irritada constantemente.
  • Dolor de oído.
  • Ronquidos o respirar por la boca al dormir.
  • Fiebre o escalofríos.
  • Glándulas inflamadas en el cuello y la quijada.
  • Quedarse afónico.
  • Dolor de cabeza.
  • Tu hijo babea.
  • Manchas blancas en las amigdalas.

La amigdalitis generalmente es provocada por un virus y se cura sola. Asegúrate de que tu bebé descanse y tome suficientes líquidos. Si tiene más de 3 meses, puedes darle paracetamol infantil o ibuprofeno para calmar el dolor.

Sin embargo, si tu bebé tiene mucho dolor o sus síntomas son severos, llévalo al médico.

Calentura o herpes labial

Calentura o herpes labial
Son ampollas llenas de líquido que salen en los labios o cerca de ellos. Pueden hacerse más grandes, reventar y formar costra. Aparecen aisladas en o grupos y son raras en los bebés. La foto muestra un herpes en un adulto, pero los síntomas son iguales en los niños.

Candidiasis oral

Candidiasis oral

Si tu bebé tiene manchas o áreas blancas en la boca podría tener candidiasis oral. Estas manchas blancas pueden tener la apariencia de queso cottage o requesón. La boca de tu bebé quizá esté bastante adolorida y tal vez no quiera comer.

Si crees que tu bebé tiene candidiasis oral llévalo al médico. Es posible que le recete un tratamiento antihongos para tratar el problema.

Conjuntivitis infecciosa

Conjuntivitis infecciosa

Si tu bebé tiene uno o los dos ojos rojos y además lagrimean, podría tener conjuntivitis. La conjuntiva es la membrana que recubre los párpados de tu bebé y que cubre la parte blanca del ojo. Puede ser causada por una alergia o una infección.

La conjuntivitis infecciosa es provocada por una infección bacteriana o viral, y es muy contagiosa.

Si tu bebé tiene conjuntivitis infecciosa, lava frecuentemente el ojo infectado con agua tibia y algodón. Asegúrate de que use sus propias toallas y no las del resto de la familia. Si tu bebé tiene menos de un mes de edad y tiene conjuntivitis, llévalo cuanto antes al médico, ya que puede deberse a una condición más seria, como clamidia.

Orzuelo

Orzuelo

Un orzuelo o perrilla es un abceso que se desarrolla en la base de las pestañas. Esto ocurre generalmente cuando las raíz de las pestañas es infectada por alguna bacteria.

La primera señal de que tu bebé tiene un orzuelo es un bulto rojo que aparece en la orilla del párpado. El bulto se volverá más grande y eventualmente se romperá después de unos días, probablemente cuando esté durmiendo. El orzuelo de tu bebé puede resultarle incómodo, pero no le dará mayores problemas. El orzuelo desaparecerá solo en una semana más o menos.

Si el orzuelo no mejora después de dos semanas o si a tu bebé le vuelven a salir orzuelos, llévalo al médico.

Costra láctea

Costra láctea

Piel seca y escamosa que tiene la apariencia de caspa, ronchas gruesas y grasientas de color amarillento en el cuero cabelludo. También puede aparecer alrededor de las orejas, en las cejas, las axilas y el cuello. A veces causa la caída del cabello.

Es más común en recién nacidos y suele desaparecer por sí sola durante el primer año.

Dermatitis del pañal

Dermatitis del pañal

Piel irritada e inflamada en la zona del pañal. El sarpullido puede estar inflamado y causar molestias al bebé durante el cambio de pañales. Es común en bebés menores de un año.

Candidiasis del pañal

Candidiasis del pañal
Sarpullido rojo y con bultitos en la zona del pañal, a veces con granos llenos de pus. Puede empeorar en los pliegues de la piel y puede presentar algunos granos aislados en la periferia del sarpullido principal. No mejora con el uso de crema para la dermatitis del pañal. Puede aparecer en niños que acaban de tomar antibióticos.

Eczema

Eczema

Sarpullido con comezón que aparece en los pliegues de los codos, rodillas y también en mejillas, barbilla, cuero cabelludo y espalda. La piel se pone áspera, gruesa y escamosa, o bien presenta granitos rojos que pueden supurar.

Es más común en familias con antecedentes de alergias o asma. Aparece durante el primer año de vida y a menudo desaparece a los 2 años, pero podría continuar durante la edad adulta.

Enfermedad de Lyme

Enfermedad de Lyme
A veces, una picadura de garrapata puede provocar la enfermedad de Lyme. Esta es una infección bacteriana seria que requiere tratamiento inmediato. Si tu bebé tiene una picadura de garrapata, revísalo para ver si tiene un sarpullido que se extiende o un anillo alrededor del área de la picadura. Si ves algo así lleva a tu bebé al médico.

Eritema tóxico

Eritema tóxico
Marcas rojas con pequeñas pústulas blancas o amarillas en el medio. En los recién nacidos frecuentemente ocurre de dos a cinco días después de nacidos. El eritrema tóxico puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Por lo general desaparece por sí solo en dos semanas.

Escarlatina

Escarlatina
Los primeros síntomas de la escarlatina son garganta irritada, dolor de cabezas, náusea o vómito. Entre 12 y 24 horas después aparece un sarpullido color rojo con textura de papel de lija. Primero sale en una parte del cuerpo y luego se extiende. Si presionas la piel, el sarpullido se vuelve blanco. Si tu hijo tiene escarlatina llévalo al médico para que le recete los medicamentos adecuados.

Foliculitis

Foliculitis
Espinillas o pústulas que se forman alrededor de los folículos capilares y que pueden formar costra. Suelen aparecer en el cuello y en las axilas o en la ingle. No es frecuente antes de los 2 años de edad.

Ictericia infantil

Ictericia infantil
Piel de color amarillento. En niños de piel oscura, la parte blanca de los ojos se pondrá más amarillenta, al igual que las palmas de las manos y las plantas de los pies. Normalmente aparece durante los primeros días de vida y es más frecuente en bebés prematuros.

Impétigo

Impétigo

Granos rojos que se llenan de pus y producen comezón. A menudo aparecen en la nariz y alrededor de la boca, pero pueden extenderse fácilmente a otras partes del cuerpo. Los granos se convierten en ampollas de pus que pueden reventar y convertirse en costras de color amarillento o café.

El niño puede tener fiebre y ganglios linfáticos inflamados en el cuello. Es más común entre niños de 2 a 6 años de edad.

Otitis media

Otitis media

Si a tu bebé le sale pus de un oído es una clara señal de infección. Tu bebé quizá también tenga fiebre y malestar general.

La infección de tu bebé quizá fue causada por una gripe, que inflamó su oído medio. Esto creó el ambiente perfecto para que ciertas bacterias crecieran y se multiplicaran.

La mayoría de las infecciones de oído se curan solas, pero es conveniente llevar a tu bebé al médico si:

  • tu bebé tiene menos de 3 meses
  • tu bebé tiene mucho dolor
  • sus síntomas no mejoran después de 24 horas
  • hay secreción en el oído
  • ambos oídos están infectados

Picadura de abeja

Picadura de abeja

Una picadura de abeja puede ser muy dolorosa. El área de la picadura se puede volver roja, hinchada y provocar picazón rápidamente y esto puede ser muy molesto para tu bebé.

Para reducir la cantidad de veneno que entra en la piel de tu bebé, trata de sacar el aguijón tan pronto como sea posible. Retíralo usando tus uñas o una tarjeta de crédito. No exprimas el aguijón pues podría inyectar más veneno.

Coloca un trapo frío o una bolsa de hielo envuelta en una toalla pequeña sobre la parte hinchada. Si tu bebé tiene más de 3 meses, podrías darle un poco de paracetamol infantil o ibuprofeno. Checa la dosificación y, si no estás segura de cuánto medicamento darle a tu bebé, pregúntale al farmacéutico.

Si tu bebé siente mucho dolor, llévalo al médico.

Piquetes de mosquito

Piquetes de mosquito
Una picadura de mosquito puede dejar un bulto en la piel de tu bebé que provoca comezón y que puede ser muy incómoda. Aplica compresas frías para calmar la comezón, y evita que tu bebé se rasque la picadura. Mantén sus uñas cortas para que no se rasque muy fuerte. También puedes usar loción de calamina.

No tienes que llevar a tu bebé al médico a causa de una picadura, a menos que esta se infecte. Las señales de infección pueden ser:

  • una zona enrojecida que crece
  • hinchazón
  • pus
  • piel caliente

Síndrome mano-pie-boca o enfermedad de Coxsackie

Síndrome mano-pie-boca o enfermedad de CoxsackieBoca con saliva y heridas

Los síntomas de la enfermedad de coxsackie o síndrome mano-pie-boca incluyen:

  • pequeñas irritaciones que parecen ampollas
  • garganta irritada
  • fiebre ligera

Las irritaciones aparecerán en la boca, pies y manos de tu bebé. También podrían extenderse a sus piernas y nalguitas. Las ampollas pueden ser increíblemente dolorosas. Las de la boca podrían hacer que comer y beber sea muy incómodo. Así que procura mantener a tu bebé hidratado.

Lleva a tu bebé al médico si crees que tiene la enfermedad de coxsackie. Debido a que esta enfermedad es provocada por un virus, desaparecerá por sí sola en algunos días. Puedes ayudar a tu bebé a recuperarse asegurándote de que descanse lo suficiente, ofreciéndolo muchos líquidos y dándole paracetamol para bajar su fiebre.

 

Úlcera

Úlcera

La mayoría de las úlceras tienden a aparecer en el interior de las mejillas o de los labios. Pueden ser muy dolorosas e incómodas.

Una úlcera normalmente es blanca, gris, roja o amarilla, y también puede tener un anillo rojo e hinchado alrededor del él. Tu bebé desarrollar una úlcera tras morderse la mejilla o cuando un trozo de comida corta su piel.

Las úlceras bucales normalmente desaparecen por sí solas en 10 o 14 días. Mientras tanto, debido a que comer con una de estas úlceras puede ser incómodo para tu bebé, dale alimentos suaves. Cepillarse los dientes con mucho cuidado también puede ayudar.

Urticaria

Urticaria
Zonas rojas e inflamadas que pican mucho y que pueden salir en cualquier parte del cuerpo. Pueden aparecer y desaparecer, y normalmente permanecen desde unas horas hasta unos días, durante semanas o incluso meses. Pueden aparecer a cualquier edad.

Varicela

Varicela

Los primeros síntomas de la varicela pueden incluir: fiebre, náusea, dolor de cabeza, dolor muscular y falta de apetito.

La erupción de la varicela empieza con pequeños granitos rojos que en unas cuantas horas se llenan de líquido. Aparecen en la cara y luego se extienden por el cuerpo. A veces salen tantos que se unen unos con otros. Pueden ser más molestos en la cabeza y en los genitales y la boca.

Lleva a tu hijo al médico si crees que tiene varicela. Debido a que la varicela es causada por un virus, ésta desaparece por sí sola en unos días.

Ayuda a que tu hijo se recupere asegurándote de que descanse lo suficiente, dándole la dosis adecuada de paracetamol para bajar la fiebre y ofreciéndole líquidos en abundancia. También puedes aplicar loción de calamina en su piel.

Si te gustó este artículo, puedes encontrar muchos más temas de interés en nuestro blog www.paratimami.com

También puedes visitar www.tip4mom.com (nuestro blog en inglés).

Janita

Paratimami

 

Fuente: https://espanol.babycenter.com